Hermano Simón, tu cuerpo hoy se va a sembrar en el seno de nuestra Madre Tierra a la que defendiste con convicción y con valentía.